Aunque no lo crean, los que nos dedicamos  a fabricar cerveza tenemos nuestro Santo Patrono:


San Arnulfo de Metz

San Arnulfo nacio en una familia prominente austriaca en el año 580. En aquel tiempo los Austriacos eran famosos por su amor a la cerveza, y la elaboracion de cerveza era una tradicion austriaca.

En su juventud, Arnulfo entró en el sacerdocio y a la edad de 32 años, le dieron el título de Obispo, y en 612 fue llamado ” Arnulfo, Obispo de Metz. ” (Metz , Francia.)

Él, paso su vida advirtiendo a los campesinos sobre los peligros para la salud del agua potable. El agua no era muy apta para beber durante las épocas obscurantistas, sobre todo alrededor de ciudades y pueblos. Arnulfo siempre tenía presente el bienestar de sus seguidores.

La cerveza, por otra parte, era bastante segura. Arnulfo con frecuencia indicaba esto a su congregación. A el se le adjudica el siguiente dicho: ” del sudor del hombre y el amor de Dios, la cerveza vino al mundo. ” Esto va sin decir que la gente amó y reverenció a Arnulfo.

En 627, San Arnulfo se retiró a un monasterio cerca de Remiremont, Francia, donde él murió y fue enterrado en 640.

En 641, los ciudadanos de Metz solicitaron que el cuerpo de San Arnulfo fuera exhumado y llevado del monasterio a la ciudad de Metz para el reentierro en su iglesia local – la iglesia donde Arnulfo con frecuencia predicaba las virtudes de la cerveza. Concedieron su petición.

Esto era un viaje largo y sediento, sobre todo ya que ellos llevaban a un obispo muerto. Como la procesión ceremonial pasó por la ciudad de Champignuelles, uno de los fieles que estaba muy cansado paro y entró en una taberna para comprar una cerveza y se le unieron mas personas. Para su consternación, fueron informados que había sólo un tarro de cerveza y que tendrían que compartirlo. Aquel tarro nunca se acabó y la muchedumbre sedienta estuvo satisfecha.

Cada Santo necesita un milagro. Es asi como la Iglesia Catolica decide que él es un Santo. La historia del tarro del milagro de la cerveza se extiende y tarde o temprano Arnulfo fue canonizado por la Iglesia católica.

San Arnulfo de Metz es reconocido por la Iglesia católica como el Santo Patrono de los Cerveceros.

Asi que en vez de persignarse cuando van a tomar cerveza con el clasico "pa' arriba, pa' abajo..." piden a San Arnulfo que nos le vaya a dar "cruda" o mucho menos les agarre "el helicoptero"...


 
                                                                  

© 2017 Hagamos cerveza